Un poco más de mierda

mierda

Esta aventura no está siendo como esperaba. Me había hecho a la idea de que el que arriesga, puede perder. Pero las tonalidades color mierda que está tomando el asunto no están pasando desapercibidas. Siento malestar, ansiedad a niveles que hacía años no experimentaba, la puñalada trapera de mi ex me ha dejado hecha polvo. Quiero volver a mi estado optimista habitual, olvidar que mi intimidad ha quedado al aire libre, enterrar el dolor que produce que miren en el fondo de tu alma, y reiniciar el camino con fuerza. Pero no puedo, todavía no puedo. Van pasando los días, y el dolor permanece. Me siento agotada, minada, angustiada.

Y no ayuda mucho que haya recibido un mail del gilipollas de mi ex esta mañana, en la cuenta de “trabajo” pidiéndome una cita para esta tarde. No entiendo nada, no parecía que el mensaje fuese intencionado, joder, más bien pienso que realmente, y al enterarse de qué hago en mis ratos libres, y por venganza, haya decidido visitar a una profesional por su cuenta. Como el pobre es medio gilipollas, quién sabe qué puede pasar por su cabeza mononeuronal.

Se lo he hecho saber y nos hemos enfrascado en una disputa monumental vía whatsapp en la que he hecho alarde de todos los insultos que he aprendido durante mi vida, y que me ha dejado si cabe, más destrozada todavía.

Yo le dejé porque dejé de amarle, porque sentía que no compartíamos ilusiones en la vida, porque yo tengo miles, y él ninguna. Le dejé porque no quería seguir con él, pues me sentía atada a un lastre y estaba dispuesta a cualquier cosa para prosperar. Pero le seguía queriendo, no fue una decisión fácil, pero los problemas que él arrastra, la adicción al alcohol, su actitud, últimamente cambiante cuando lo tomaba, consumidor habitual de cocaína, una salud penosa, y esas inexistentes ganas de prosperar en la vida, mataron mi enamoramiento, pero nunca, nunca, mi cariño. Eso lo ha matado él solito.

Ahora le odio, le deseo lo peor por el daño que me está haciendo, no quiero que se muera, pero casi. No quiero verlo nunca más en la vida. ¿Qué coño de norma es la que me obliga a permanecer con alguien en contra de mi voluntad y si expreso mi deseo de abandonar carga contra mí con todas sus fuerzas?.  ¿Qué mierda es esta?. Así me siento, como una mierda bien grande y apestosa en el fondo del wc.

No puedo permitirme esto mucho tiempo más, o me pongo las pilas o no sé qué coño voy a hacer.

Anuncios

3 pensamientos en “Un poco más de mierda

  1. Me he sentido reflejada, porque yo también tuve un hombre así en mi vida cuando era muy cría aún… abuso de sustancias, de poder y de todo tipo. La única forma fue desaparecer de su alcance, no sé si tú tienes esa posibilidad.

    • Sí, la tengo, y la he llevado a cabo. Esto no es nuevo, hace meses que dejé la relación. Espero que estos sean los últimos estallidos de frustración por su parte. Y también deseo que esa misma frustración no le lleve a airear mis asuntos turbios.
      Gracias por tu comprensión, en momentos malos como este, se agradecen una barbaridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s